10

La auténtica maldición de Eva

Posted by Eli (Beauty Blog) on 9.12.12 in ,
Cuando Dios creó la Tierra, se hizo con una parcelita en el Jardín del Edén donde colocó a Eva y Adán, para que vivieran felices, todo el día en pelota picada, haciendo guarreridas españolas y comiendo los frutos de todos los árboles que se les antojaran menos uno que tenían totalmente prohibido por parte del coleguita de arriba. Hasta que vino la bicha mala, más conocida como la serpiente, y le comió la cabeza a la Eva para que probara el fruto prohibido, que seguro que no pasaba nada y que nadie se iba a enterar. Y la Eva como era tonta perdida le hizo caso y le pegó un bocado al fruto. La tía se pensaría que se iba a encontrar una dulce y fragante chirimoya y terminó mordiendo una insípida manzana Golden, de esas con un color mortecino que las muerdes y es como comer Porexpan. El Adán, que eran un "culo veo culo quiero" también le dio un bocado a la manzana y estuvo de acuerdo en que era la fruta más insípida y acartonada que había probado en su vida, y que no entendía a qué venía tanto revuelo con la fruta prohibida de las narices.

El coleguita de arriba, que todo lo ve (mira que eres tonta, Eva) se puso hecho un basilisco y expulsó a Eva y Adán del Paraíso, les puso de patitas en la calle y cambió la cerradura.

-¡Qué decepción más grande me he llevado con vosotros, hijos!-sus voces se oían en kilómetros a la redonda.
-Perdónanos, Padre- gimoteó Eva, poniéndose de rodillas- La serpiente me engañó y me convenció...
-¡Ha sido ella, ha sido ella! Ella me dio a probar de la manzana, yo no hice nada- acusó Adán señalando  con el dedo a su mujer, que le lanzó una mirada de soslayo cargada de rencor y de futuras promesas como tenerle a dos velas más tiempo del que él podía imaginarse. Se iba a enterar el acusica de lo que valía un peine.
-¡Silencio los dos!-vociferó Dios- Tú, Eva, me das desobedecido: multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y prepárate porque hasta dentro de dos mil años no existirán ni la anestesia epidural ni el Espidifén con sabor a albaricoque.
-Tú, Adán con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Tendrás una cosa llamada hipoteca, que no te dejará dormir y que cargarás sobre tu espalda durante 40 años, madrugarás todos los días, nieve, truene, llueva o haga sol para llevar un trozo de pan a tu familia y te quedarás calvo prematuramente.

Eva y Adán, avergonzados, agacharon la cabeza y se dispusieron a abandonar el que había sido su hogar. Después de semejante maldición que les acababa de lanzar el de arriba, ya nada peor les podría pasar.

-¡Por cierto Eva, no he acabado contigo!-prosiguió Dios, y Eva se giró, temerosa-Puesto que fuiste tú la primera en morder el fruto prohibido, te castigaré creando hombres sobrenaturalmente bellos pero de los que nunca podrás hacer uso, ni tú, ni ninguna otra mujer. - Y Dios pronunció estas palabras con una carcajada maligna, desapareciendo en medio de una nube de polvo dorado.

Como Eva no entendió muy bien esta última maldición, Dios entonces creó a estos seres bellos y cuasi perfectos. Y los hizo homosexuales.





Fin de la historia, ya podéis ir a golpearos la cabeza contra la pared.


Enlaces a esta entrada |
Related Posts with Thumbnails

Copyright © 2009 El blog de Eli All rights reserved. Theme by Laptop Geek. | Bloggerized by FalconHive.